Naz surge como un proyecto de marca de moda. Todos los elementos nacen a partir de un conjunto de referencias estéticas personales a las que, de manera orgánica y sin prejuicios, les fui asociando una serie de conceptos. El siguiente paso fue el traslado de esos conceptos a elementos físicos y visuales que se incorporan al universo de moda a través de colores, tejidos, ilustraciones, etc.

El objetivo se centra en crear una colección cápsula y una publicación editorial como ventanas al universo creado; tratando así de representar cómo cosas que, convencionalmente, son contrarios inmiscibles, pueden coexistir en un todo harmónico.

Con este propósito se han utilizado tejidos como la seda y satén que representan una estética más elegante y etérea. En contraposición, pana y lino materializan la parte más compacta y rígida del proyecto.

Cada prenda sigue un patrón muy simple y geométrico. No obstante, todas las piezas se conciben para representar una imagen más compleja en la que la superposición hace del conjunto de la colección algo dinámico.